Desde las primeras incursiones en el estudio de los sistemas de calidad aplicados a los centros educativos, nos decidimos por el modelo EFQM, entendiendo que no sólo aporta beneficios en la gestión sino que sobre todo busca la calidad y satisfacción de todos los que componemos la comunidad educativa.

Tras varios años de trabajo en materia de calidad y siguiendo un proceso de mejora continua tanto a nivel interno como externo, en noviembre de 2006 obtuvimos el Sello de Bronce a la Excelencia otorgado por la Fundación Navarra para la Calidad.

El citado Sello nos impulsó a continuar trabajando en la misma línea de mejora que nos lleva a una mayor satisfacción de todos aquellos que estamos involucrados en el día a día del colegio.

Apostando por la calidad, y entendiendo que es un proceso continuo de mejora, junto a la vigilancia de los indicadores definidos seguimos revisando los procesos y planes estratégicos que tenemos establecidos, adaptando y modificando nuestra organización y sus procesos con el objetivo puesto en la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.

Concluida la identificación de los diferentes procesos, centramos nuestros esfuerzos en cumplir con los planes estratégicos, surgidos tras el estudio de la Misión; Visión Y Valores del Colegio. Estos planes se han traducido en numerosos indicadores, de los que vamos obteniendo las claves que nos ayudan a mejorar.

Fruto del trabajo de todo el equipo, de la importante apuesta realizada al respecto por la Fundación Ciganda Ferrer y el apoyo y la dedicación del Equipo Directivo y el responasable de calidad del centro, en noviembre de 2014 renovamos nuestro compromiso por la excelencia. Recibimos el reconocimiento a la Excelencia Navarra 400+, siendo valorados de este modo como centro educativo cuya mejora calidad y calidad en el servicio prestado se pone de manifiesto día a día.